“No es un trabajo, es una misión”

“No es un trabajo, es una misión”

Miércoles 28 de agosto en Seattle, concretamente en la oficina de Startup Weekend. Era mi primera vez ahí desde que empecé en mi nuevo trabajo. Hacía mucho calor y el sol entraba directamente por las ventanas, pasando por encima de los incontables edificios que conforman el campus de Amazon, justo en frente de nuestra modesta oficina.

Mis compañeros aquí tienen una buena costumbre: una vez al mes invitan a alguien a dar una charla en la oficina. Ese mes era el turno de Gregg Gottesman, conocido inversor y, que no se me olvide, miembro de nuestro Board. Acercamos todas las sillas posibles al rincón de los sofás (dos sofás de tres plazas, y éramos unas 30 personas) y empezamos a escuchar a Greg. Nos dice que va a hablar sobre su post con más éxito, “Thirteen key characteristics of a great startup culture“. El tiempo pasa hasta que llega a la última de esas trece características y dice: “Para las personas que fundan o trabajan en una startup, no es un trabajo, es una misión. En vuestro caso esto tal vez sea más agudo. Sois gente buena, muy buena, podríais estar trabajando en cualquier empresa, con un sueldo mayor que en una nonprofit, podríais estar trabajando en vuestros propios proyectos, y sin embargo estáis aquí, porque para todos y cada uno de vosotros, no es un trabajo, es una misión“.

Así terminó, repitiéndolo, “No es un trabajo, es una misión“. Nos quedamos todos en silencio durante unos cuantos segundos. Poco a poco empezamos cruzarnos las miradas, sin decir nada y [aviso, se avecina momento pasteloso], prácticamente todos teníamos los ojos llorosos. 30 personas emocionadas al escuchar esas 7 palabras. Fue, sin duda, una de las sensaciones más raras que viví. Si se piensa en frío es sencillo encontrar la causa de esa reacción, no sabría decir la cifra exacta, pero la inmensa mayoría de los que ahora estamos full time en la empresa, antes organizábamos Startup Weekend voluntariamente. Así es fácil de entender que es cierto tanto para nosotros como para los más de 4 mil voluntarios que tenemos en más de 130 países, esto NO ES UN TRABAJO, ES UNA MISIÓN.

Han pasado ya casi 4 meses desde esa charla en Seattle, y han pasado más de 8 meses desde que hice las maletas y me vine a Londres para trabajar como Regional Manager para Europa en UP Global, la organización que está detrás de Startup Weekend, NEXT y StartupDigest, entre otros programas. 8 meses en los que me cuesta recordar una sola semana en la que no haya recibido un mail del tipo (copio y pego):

“Siempre he querido montar mi propia empresa pero nunca estaba seguro sobre cómo hacerlo y tenía pensado esperar porque no sabía si podría conseguirlo. Startup Weekend cambió todo eso en solo un fin de semana. Ahora lo voy a hacer y tengo mucho mejor entendimiento sobre el cómo voy a hacerlo y sobre quién puede ayudarme. Estoy muy agradecido a todos vosotros por esto.”

Probablemente esa persona falle en su primer proyecto, es bastante seguro, pero esa no es nuestra misión, pese a tener varios casos de éxito nacidos en uno de estos fines de semana. Nuestra misión es plantar la semilla, hacer que la gente pierda el miedo, empujarlos a dejar de hablar y empezar a hacer.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *