Las tres claves para convertirse en experto en cualquier materia

Las tres claves para convertirse en experto en cualquier materia

El título lo dice todo así que voy al lío, que lo estáis deseando, picaruelos. Las tres claves son:

1) ¿Sabes leer? Bueno, consideremos que sabes. Tranquilo, no necesitas ser ni el que más rápido lee, ni el que mejor comprensión lectora tiene ni nada por el estilo. Leer, sin más. Elige un tema, si está de moda mejor, y lee un par de artículos sobre ello, quizás un vídeo de algún TED, y si ya quieres nivel master & commander, léete un libro.

2) ¿Tienes memoria? Nada de recitar 348 cifras del número pi, ni saberte todas las alineaciones del Barça desde la época de Cruyff, esto no es un casting de “¿Qué apostamos?”. Memoriza los conceptos básicos de eso que acabas de leer, con 4 o 5 llega, y crea algunas frases de las que ahora llaman “twitteables”, algo que suene bien y que quepa en 140 caracteres.

3) ¿Se te da bien hablar en público? Esta es la parte más complicada pero, que no te engañen, cualquier persona puede ser medianamente buena en esto. Si quieres aprender a hablar en público el mejor método que existe es…hablar en público. Cuando un camarero te traiga la cuenta intenta entablar una conversación simpática con él, acércate a un grupo de desconocidos por la noche y háblales,etc. Básicamente, haz cualquier cosa que te de vergüenza, estira tu límite poco a poco y en no mucho tiempo, te resultará indiferente hablar delante de dos que de dos mil. Además, por si lo dudabas, tampoco vas a necesitar ser un crack.

Seguro que algunos os estáis preguntando “Hombre pero, ¿no necesitas algo de experiencia en el tema?”. Pues no, ¿qué pensáis que es esto?, ¿la Inquisición? Si controlas más o menos esas tres áreas, ahora todo lo que necesitas es lo siguiente:

a) Empieza a twittear sobre el tema, como si no hubiese mañana. Pero tampoco te comas mucho el coco. Podéis copiar cosas de otros expertos de la materia. Un buen truco (no se lo digáis a nadie) es seguir a expertos de otros países y traducir sus tweets, jiji.

b) Vete a todos los eventos habidos y por haber. ¿Escuchas esa vocecilla en tu interior que dice “Vaya, pero si me paso el día twitteando, yendo a eventos y dando charlas, ¿la gente no va a darse cuenta de que no tengo tiempo para realmente dedicarme a eso de lo que hablo?”? Pues dile que se calle y se compre el libro de Belén Esteban, o mejor que se lo descargue de la internet, que hay que ser Lean y esas cosas…

c) Tirad de vuestra red de contactos, ahora solo os queda la guinda del pastel: dar la primera charla donde sea y salir en un periódico. Venga, todo el mundo tiene un primo que tiene un amigo que… Una vez conseguido esto, ese vídeo o artículo será tu carta de presentación y tranquilo, nadie se preguntará sobre tu experiencia en el tema porque, ¡coño!, si sales en el periódico por algo será, ¿no?

De nada.

(La imagen que ilustra este post pertenece a Kaibab National Forest, publicada bajo licencia Creative Commons)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *